Revista de viajes online en la que el usuario puede elegir entre veinte secciones que representan distintas formas de viajar con más de sesenta artículos nuevos cada mes.

Aventúrate a ir a Tailandia

Aventúrate a ir a Tailandia

Y nunca mejor dicho, porque hemos planeado una luna de miel repleta de acción para los más inquietos.\n

TEXTO: Redacción SmartMags Travel\n

Bungalows flotantes en el Khao Sok\n

No te dejes engañar por los folletos turísticos. Aunque Tailandia se asocia al relax de sus playas paradisíacas, o a las tranquilas lunas de miel en los resorts con spa de sus islas, también es un destino ideal para las parejas aventureras que acuden al país en busca de emociones fuertes. Así que te proponemos tres actividades diferentes para que tu pareja y tú disfrutéis de una luna de miel cargada de adrenalina: escalada en Railay, bucear en las islas Similán y practicar trekking por la selva. Con esos elementos, ya te imaginarás que tu álbum de fotos va a ser la envidia de todos tus amigos.
Empezamos por Railay, en la provincia de Krabi, una zona de escalada profesional considerada como un paraíso por los deportistas, porque tiene más de 400 vías por las que ascender al tiempo que se contemplan las impresionantes playas del mar de Andamán. Elijáis la que elijáis, siempre treparéis por una caliza de gran calidad, en itinerarios repletos de seguros para escaladores, sin grandes distancias entre uno y otro. El lugar se divide en cuatro áreas fundamentales de diferente dificultad, ideal para que tanto los escaladores más avanzados como los que planean una primera toma de contacto con este deporte, se sientan a gusto. Podréis escalar durante todo el año porque hay rutas a la sombra y al sol, pero es cierto que en verano la temperatura y la humedad son más altas y hay mayor presencia de mosquitos, por lo que la mejor época para hacerlo es el invierno. 
Y si escalar os sabe a poco, quizás os animéis a celebrar vuestra boda suspendidos a más de 20 metros sobre el nivel del mar. No es ninguna locura: cada año, en el día de San Valentín, cientos de parejas acuden desde todo el mundo para intercambiar sus votos desde las alturas, mientras un funcionario del registro civil tiene que inclinarse sobre el borde del acantilado para entregarles su certificado. Es lo que se conoce como la Cliff Wedding de Railay. \n

Si visitáis los parques naturales de Tailandia, os aconsejamos que vayáis con pantalones largos y ropa impermeable. En época de lluvias, cuando el bosque está húmedo, hay muchas sanguijuelas. \n

Y de las alturas al fondo del mar, porque si os gusta el snorkel, os apasionará bucear por las islas Similan. Aunque son nueve, sólo os podréis acercar a seis, porque tres de ellas están totalmente protegidas. Pero no te preocupes, los dos puntos de buceo más espectaculares de Tailandia son perfectamente accesibles: Ko Bon y Rechelieu Rock. El primero es el mejor lugar para observar a los peces manta raya de todo Tailandia (más del 80% de avistamientos de la especie se producen en estas aguas) y el segundo está considerado como la mejor inmersión del país: consiste en un pináculo sumergido rodeado de otros más pequeños que suponen un imán para atunes, barracudas o besugos. Si buceáis entre los meses de abril y junio, como el agua es más caliente, quizás puedas observar al tiburón ballena. \n

\n

Si os habéis quedado con ganas de aventuras, siempre podéis terminar vuestra luna de miel practicando trekking por la selva. Es la mejor manera de conocer los bosques de Tailandia, un país con un gran número de parques naturales en los que normalmente puedes quedarte a dormir tanto en bungalows como en tiendas de campaña. El más accesible es Khao Yai, situado a tres horas de Bangkok. Es famoso por su húmeda selva con cascadas y porque abundan las aves y los animales salvajes. Podréis encontrar con cierta facilidad puercoespines, serpientes, cocodrilos, monos… Lo ideal es que dispongáis de un vehículo para desplazarnos, porque el parque tiene un tamaño bastante considerable. 
También podéis visitar Khao Sok y descubrir el secreto que encierra: el lago Chiaw Lan, considerado uno de los lugares más espectaculares del país donde es posible dormir en cabañas flotantes en el lago. 
Y como no hay dos sin tres, os invitamos a que acudáis hasta el parque nacional de Doi Inthanon, famoso por el monte del mismo nombre, el más alto del país. En el lugar hay numerosas rutas de senderismo, cascadas y puntos que ofrecen, si la niebla lo permite, vistas panorámicas de todo el parque. Es uno de los lugares más fríos del país, así que no olvidéis llevar ropa de abrigo. \n

Luna de hielo en la Laponia sueca

Luna de hielo en la Laponia sueca

Texto: Redacción SmartMags Travel

Irse de luna de miel no significa necesariamente que os tengáis que achicharrar al sol en una playa plagada de medusas y turistas. Por eso os proponemos un destino bien fresquito: Jukkasjärvi.
Este pequeño pueblecito de dificil pronunciación se encuentra a 200 kilómetros del Círculo Polar Ártico. Allí podréis hospedaros en el Ice Hotel. Su nombre no engaña, todo está construido con hielo: las camas, las paredes, el techo o los sofás. Cuando empiezan a subir las temperaturas, el hotel se derrite y se vuelve a construir para la próxima temporada, por lo que podréis disfrutar de él desde noviembre hasta abril. El resto del año, Ice Hotel permite la estancia en sus rústicas habitaciones de madera situadas en plena naturaleza.\n

No te preocupes, que casarte en una iglesia de hielo no augura que tu matrimonio vaya a ser frío ni mucho menos. Entre diciembre y abril, Ice Hotel también ofrece la posibilidad de prometerse amor eterno e incluso bautizar a los niños en una capilla congelada. La iglesia tiene capacidad para unas 45 personas, aunque todos tendréis que estar dispuestos a olvidaros de las camisas ligeras o los vestidos palabra de honor y apostar por un traje de esquí para el evento.

 \n

Es de los pocos bares en todo el mundo en el que no pedirás hielo con tu refresco o cóctel. El Absolut Icebar, en el Centro de Exposición Artística de la aldea de Jukkasjärvi, es un bar de hielo permanente que podrás encontrar abierto incluso después de haberse fundido el Ice Hotel. El local permite disfrutar de una gran variedad de bebidas y bailar en un suelo de nieve que funciona como pista.\n

El hotel se construye con bloques de hielo que se extraen del río Torne, en Jukkasjärvi. La idea surgió en 1989, cuando se fabricó un iglú para albergar una exposición de esculturas hechas de nieve y hielo en la localidad. Como la gran cantidad de público ocupó toda la capacidad hotelera del lugar, alojaron a los viajeros precisamente en el iglú construido para la exposición.
En verano la aldea es bien diferente: hay 100 días del sol de medianoche, es decir, 24 horas ininterrumpidas de luz diurna.  

 \n

Tanto en invierno como en verano encontraréis un montón de actividades para ponerle el broche perfecto a vuestra peculiar luna de miel: asistir a cursos de escultura, navegar en canoa por el río Torne, hacer trekking por la naturaleza salvaje, avistar alces y renos, participar en una carrera de trineos tirados por perros o formar parte de una excursión guiada para contemplar la aurora boreal. Y todo en el entorno donde habita el único pueblo indígena europeo todavía existente, los sami.

 \n

La India que no esperas

La India que no esperas

Descubre la naturaleza salvaje de Kerala entre montañas, plantaciones de té, cocoteros y backwaters\n

Kerala es un estado federal emplazado al suroeste de la India. Atravesado por 44 ríos, la leyenda tradicional cuenta que Parashurama, avatar de Visnú, lanzó su hacha en el mar y así surgió la tierra. Es conocido entre los propios hindúes como el País de Dios. Se eleva a categoría divina y no es para menos. Ha sido nombrado como uno de los diez paraísos del mundo. Esto lo convierte en un destino ideal para los recién casados.

Para un paseo por la ciudad, Kochi es la opción más cosmopolita de Kerala. Considerada la Reina del Mar Arábigo, se convirtió en el primer sentamiento colonial europeo en India. La zona antigua de Fort Cochin es una clara muestra de ello. Una mezcla fascinante de palacios, sinagogas y arquitectura tradicional colonial de influencias portuguesa, holandesa e inglesa.\n

La naturaleza exuberante de Kerala se presenta en la ciudad de Munnar, en sus clásicas plantaciones de té que se extienden cientos de kilómetros rodeados de bosques, cascadas y montañas, a 1600 metros sobre el nivel del mar. Debido a sus frescas temperaturas, durante la época colonial era el destino preferido por la administración británica para pasar el verano. Aquí, entre praderas onduladas, se encuentra el Parque Nacional Eravikulam, un verdadero santuario para la Nilgiri Thar, la cabra de montaña del sur de la India, actualmente en grave peligro de extinción.
En estos verdes parajes es posible realizar varias rutas a pie, desde pequeños senderos hasta excursiones hacia el Anamudi, el pico más alto del sur de la India, con 2695 metros de altura y también el lugar donde se rodaron secuencias de la oscarizada película, La vida de Pi.

Olvidaos de las aceras. La geografía particular de la región la descubriréis principalmente en los backwaters. Una red única de canales, lagos y estuarios que serpentean y confluyen a la sombra de los cocoteros por el corazón de Kerala y desembocan en el mar Arábigo. La mejor forma de experimentar la vida acuática es subirse a bordo de un kettuvallam, una exótica casa-barco de madera, cubierta de bambú y fibra de coco. Estas casas flotantes conservan la forma de los antiguos navíos de carga de arroz. Disponen de salones, habitaciones, cocina y baño y cuentan con todas las comodidades. Alappuzha, también conocida como Alleppey y bautizada como “la Venecia del este”, es el lugar ideal para disfrutar de la experiencia de los backwaters. En un pequeño crucero visitaréis aldeas, templos y contemplaréis como cae el sol. Y si os apetece, podéis pasar la noche en una casa flotante, una experiencia, cuanto menos, única. \n

Uno de los acontecimientos del año en Alappuzha es la carrera de Nehru, que se disputa en el Lago Punnamda. Se organiza el segundo sábado de agosto y se celebra una gran fiesta a lo largo de la orilla. El diseño de los barcos nativos se asemeja a una serpiente y pueden llevar hasta 150 remeros a bordo. Antes de la carrera se monta una gran desfile. Aquí los visitantes pueden probar la cocina autóctona y descubrir un poco más la cultura tradicional de Kerala.

Aquí sí hay playa
En vuestra luna de miel no puede faltar una escapada a la playa, así que es obligada una visita a Kovalam, el paraíso del sur. Este pueblo pesquero cuenta con tres playas en forma de media luna y separadas por rocas. La playa del Faro, la más grande de todas, la playa de Hawah, bastante frecuentada por los turistas y la playa de Samudra, en el norte, sin duda, la más tranquila y apartada.

La tierra del Ayurveda
Se trata de uno de los sistemas médicos vigentes mas antiguos del mundo junto con la medicina tradicional china y que contempla la salud como el resultado de la armonía entre mente, cuerpo y espíritu. Es también un poderoso reclamo turístico en Kerala, donde existen infinidad de centros dedicados por completo a esta práctica.\n

De izquierda a derecha y de arriba abajo: (1) Backwater, (2) Kochi, (3)Festival de Kerala, (4) Parque Nacional Eravikulam.\n

La otra cara de la India

Kerala es el estado más alfabetizado de la India, con una tasa que supera el 90%. 
Su sistema promueve la igualdad entre hombres y mujeres. Cuenta con el índice de natalidad más bajo y esto se atribuye al elevado grado de escolaridad de las mujeres.
También es considerada la región mas segura y con menos corrupción de la India. 
Más de la mitad de la población practica el hinduismo, un 25%, el Islam y el 19%, el cristianismo. Todas las religiones conviven en paz.\n

Este paisaje me suena

Este paisaje me suena

En Utah puedes disfrutar de los decorados naturales más increíbles del mundo\n

Utah es sinónimo de Parques Nacionales, de paisajes espectaculares y de mormones, que en Salt Lake City tienen su capital. Esta urbe norteamericana, la más poblada de Utah, concentra alrededor del Temple Square los sitios más interesantes. Sobresalen un templo de finales del siglo XIX, con numerosas agujas de granito, el Family History Library, la biblioteca genealógica más extensa del mundo, y el Utah State Capitol.
Toda visita estaría incompleta si no se conocieran sus cañones desérticos, sus valles, las Montañas Rocallosas, el río Colorado y el río Verde y, sus cinco Parques Naturales.
El suroeste de Utah, conocido como Colour Country, es el mejor punto para recorrer cañones, riscos, montañas boscosas y dunas de arena, que van cambiando de color por las mezclas rocosas. En la parte sureste, también llamada Canyon Country, podemos ver una tierra árida y de colo rojizo en la que predominan cañones de todos los tamaños y arcos de roca que se formaron hace millones de años.\n

Anclado involuntariamente en la frontera de Utah y Arizona, muy próximo a la esquina suroeste, el Parque Nacional abrió sus puertas en 1923. La imagen más famosa del Monument Valley es un camino largo y ancho con altos promontorios alargados de más de 300 metros de altura. Es el Valley Drive, el único camino de unos 30 kilómetros que permite observar sus mesetas, entre ellas el Totem Pole, una angosta torre de roca que puede llegar a medir unos cien metros de altura, y conocer la reserva de los indios navajo.\n

El más importante de todos los parques que alberga Utah es el Parque Nacional Arches. Próximo al pueblo de Moab y a más de 1.000 metros de altitud, emergen más de 2.000 arcos de arenisca, que poco a poco se van desintegrando. Desde finales del siglo XX se han caído más de 40 arcos, aunque no ha perdido su encanto ni su espectacularidad.
Para no perderse zonas claves, desde Devil´s Garden se puede iniciar una ruta y llegar al Landscape Arch, el más largo del mundo, con casi 100 metros. Tras caminar unos 300 metros aparece el Skyline Arch. Desde este punto salen dos senderos: uno de 3 kilómetros que culmina en Sand Dune, y otro más largo, de 8 kilómetros, Broken Arch, que conducen a numerosas formaciones de roca. Siguiendo alguno de estos senderos podemos acabar en Fyere Furnace Viewpoint, que tiene miles de formaciones en tonos rosados, blanquecinos, amarillos y rojos.  
Pero el arco más famoso es el Delicate Arch, cuya imagen se utiliza, entre otras cosas, para ilustrar las matrículas del estado de Utah. Curiosamente, la parte conocida como Garden of Eden tiene muchos puntos en común con las chimeneas de la Capadocia (Turquía).\n

Por Monument Valley puedes acceder al Valley of the Gods, lugar en el que podrás encontrar una roca de aproximadamente unos 30 metros de diámetro que está sujeta por otra más pequeña, colocada en la punta de un promontorio rocoso.\n

La Reserva Nacional Glen Canyon, que contiene curiosas formaciones rocosas como la “Catedral”. Este enorme anfiteatro fue hace millones de años moldeado por la erosión, la sequía de lago Powell ha permitido descubrirlo.\n

Uno de los numerosos y fotogénicos arcos que posee Utah, el mayor atractivo turístico de esta zona desértica. Si no fuera por los arcos, nadie se aventuraría a estar bajo el sol abrasador.\n

Monument Valley ha sido utilizado infinidad de veces en las películas del Oeste de Hollywood, además de otras más modernas como Regreso al Futuro III, Forrest Gump y Thelma y Louise.\n

De vértigo

Asómate a los miradores más vertiginosos del mundo, te cortarán la respiración

Texto: Laura Fotuño

Five Finger

Disfruta de las vistas más espectaculares de los Alpes austríacos en este mirador construido a más de 2000 metros de altura, y que que simula los cinco dedos de una mano.\n

Langkawi Sky Bridge

Este puente, situado a 700 metros sobre el nivel del mar en el monte Gunung Mat Chinchang, te ofrecerá unas vistas únicas de Malasia.\n

AlpspiX

Desde cualquiera de las dos aspas que forman esta X, podrás admirar la cima del Alspitze y el desfiladero de Höllental, en Alemania.

Foto: Coronium\n

Ornesvingen

Más de 600.000 personas cada año observan el fiordo de Geirangerfjord desde este mirador de Geiranger, en Noruega.\n

Grand Canyon Skywalk

En ningún lugar como en este mirador con forma de herradura y suelo transparente, encontrarás unas vistas tan espectaculares del Gran Cañón de Arizona.

 \n

Stegastein

El toque tan fashion de este mirador no impide disfrutar de los paisajes de Aurland, en Noruega.\n

Top of Tyrol

A 3165 por encima del nivel del mar sobre el glaciar de Stubai, en Austria, se encuentra este mirador que permite deleitarse con una panorámica de los 109 picos de montañas de más de tres mil metros de altura que hay a su alrededor. Pero cuidado: durante seis meses al año, su estructura desaparece bajo la nieve.  

 \n

Mirador del Río

Construido en la zona de mayor altitud de Lanzarote, te integrarás con el paisaje mientras disfrutas de estas vistas de la isla de La Graciosa y todo el archipiélago Chinijo.  

 \n

Torre Perla Oriental

Se trata de uno de los edificios más espectaculares del mundo, con unas inmejorables vistas a los rascacielos y al bullicio de Shangai.\n

Chamonix Skywalk

Este cubo de cristal en la comuna francesa de Chamonix, es la atracción más alta de Europa. Situado en la montaña Aiguille du Midi, ofrece unas vistas únicas al Mont Blanc.

 \n

Un atardecer difícil de olvidar

Un atardecer difícil de olvidar

Se te quedará grabada en la retina, pero por si acaso, no dejes de hacer una foto a la Torre de Leandro, justo al caer el sol.\n

TEXTO: Redacción SmartMags Travel

Un atardecer difícil de olvidar

Se te quedará grabada en la retina, pero por si acaso, no dejes de hacer una foto a la Torre de Leandro, justo al caer el sol.\n

TEXTO: Redacción SmartMags Travel

Por algo es uno de los lugares más fotografiados de Estambul. La Torre de Leandro, conocida por los turcos como Torre de la Doncella (Kiz Kulesi) presenta una panorámica única del atardecer entre oriente y occidente. La torre se encuentra a unos 200 metros de la orilla de Usküdar, donde empieza el Bósforo, y fue el emperador bizantino Manuel Komnenos quien la mandó construir en el siglo XII con la intención de fijar en lugar firme la cadena que cerró el paso de los barcos que querían pasar por el Bósforo.  

Para que puedas conocer, y sobre todo fotografiar, esta torre con encanto, tendrás que trasladarte a la parte asiática de Estambul, a la zona de Üsküdar. Allí deberás coger un tranvía hasta la parada Eminonu y cruzar la carretera en dirección al río Bósforo. Dirígete hacia el muelle donde pone Üsküdar y súbete al barco. El precio del trayecto es de 1’80 liras (aproximadamente 1€) y el trayecto dura unos veinte minutos que se te pasarán volando porque mientras podrás degustar alguna bebida (hay cualquier especialidad de té) o picoteo.
Cuando te bajes del barco te espera una caminata de unos veinte minutos hasta el puerto de Harem, pero merece la pena si te detienes a observar la escena de tu alrededor, porque pasarás por zonas en las que la gente saca alfombras para sentarse y contemplar la puesta de sol en verano.

Y por fin, ahí lo tienes: un imponente edificio de 1200 metros cuadrados que a lo largo de su historia se ha utilizado como faro, semáforo, punto de aduana, casa de retiro y cuartel. Su aspecto actual es la consecuencia de su última reforma, en el siglo XIX. Entre foto y foto puedes acercarte a su restaurante y admirar su gastronomía al mismo tiempo que sus vistas.

Pero su apariencia no es lo único que te cautivará. Las leyendas que explican su construcción también tienen su encanto. En concreto son dos, la primera cuenta que el joven Leandro se enamoró de Hero, una sacerdotisa de la diosa Afrodita, de modo que cruzaba nadando cada noche el estrecho para encontrarse con ella, guiado por la luz de la antorcha que encendía la mujer, con tal mala suerte que una noche de tormenta la llama se apagó por la lluvia y Leandro murió ahogado. Al enterarse, ella se lanzó a las aguas del estrecho y murieron los dos, protagonizando un final que podría recordarnos ligeramente al cruel destino de la tragedia de Romeo y Julieta.

Según la segunda leyenda, el emperador Manuel Komnenos mandó construir la torre para que su hija viviera allí, porque una adivina había vaticinado que ella moriría por la picadura de una serpiente. Su padre pretendía evitar este destino rodeando la casa de agua, pero un día, de una cesta de manzanas que recibió la chica salió una serpiente que la mató con su picadura, haciendo real los malos presagios de la pitonisa.

No sabemos qué hay de cierto en estas historias, pero lo que sí que podemos contarte es que actualmente, la Torre de la Doncella es un lugar muy aclamado para celebrar cenas románticas, de empresa, bodas de verano y otros eventos, principalmente debido a la impresionante vista panorámica de 360º desde la cima. Por eso no es de extrañar que la construcción haya servido de inspiración a cantantes, poetas y artistas de toda índole. \n

Una ciudad única\n

Y es que no hay otra en el mundo, más que Estambul, construida sobre dos continentes: Europa y Asia.\n

Más que de foto: de postal\n

Dicen que la puesta del sol desde el Bósforo es de las más espectaculares del mundo entero.\n

Museos salvadoreños: donde reside la historia

Museos salvadoreños: donde reside la historia

TEXTO: Redacción SmartMags Travel

Uno de los lugares más importantes en cuanto a arte se refiere es el MARTE (Museo de Arte de El Salvador). Situado en San Salvador, fue inaugurado en 2003 por el presidente de la república Francisco Flores, el museo ha albergado obras de artistas tan importantes como Picasso, Dalí y Miró. En su recinto se encuentra el Monumento a la Revolución, conocido también como Alegoría a la Constitución de 1950. Tallado en piedra, representa los anhelos del pueblo salvadoreño. 

FOTO: natashapadgitt / Foter / CC BY-NC-SA\n

Uno de los lugares que los salvadoreños muestran con más orgullo es el Museo de la Palabra y la Imagen (MUPI), se ocupa de salvaguardar su memoria histórica. Localizado en San Salvador, abrió sus puertas en 1999. Se trata de una institución sin ánimo de lucro que se ocupa de preservar los elementos más representativos de la historia y cultura del país. Para ello ‘contribuye al desarrollo educativo y cultural del país mediante la conservación y difusión del patrimonio nacional. 

FOTO: Ben Beiske / Foter / CC BY-NC-SA \n

En 2002, a los diez años del fin de la Guerra Civil, se constituyó en la capital el Museo Militar de la Fuerza Armada de El Salvador (en lo que fuera el antiguo Cuartel El Zapote, de 1920). Es uno de los museos más grandes del país con 14 salas (dos de ellas interactivas), donde se pueden contemplar desde helicópteros, cañones, monedas o banderas, así como las copias de los Acuerdos de Paz de Chapultepec y la Declaración de Independencia de las Provincias de Centroamérica. Ya en el exterior se encuentra la Plaza Memorial en la que destaca el Monumento de los Próceres Nacionales. 

 \n

El MUNA (Museo Nacional de Antropología) alberga algunas de las piezas más importantes de la historia de El Salvador y sus antepasados. Una enorme colección de objetos arqueológicos, etnográficos e históricos desde las épocas precolombinas hasta la actualidad. Divididas en diferentes salas temáticas: agricultura, producción artesanal e industria y comercio, migración, religión… El primer director fue el doctor David J. Guzmán, autor de la Oración a la Bandera Salvadoreña. Su institución es de las más antiguas, 1883, aunque haya cambiado varias veces su localización. 

FOTO:  natashapadgitt / Foter / CC BY-NC-SA\n

En San Salvador se levantó en 2001 un lugar donde se muestran las creaciones más variopintas de los artistas salvadoreños más destacados: El Museo de Arte Popular. A través de varias exposiciones permanentes, y otras tantas itinerantes, podrás conocer más de cerca las expresiones artísticas y las prácticas populares más tradicionales, como son las tallas en barro de Ilobasco con la Sala de la Miniatura Dominga Herrera en honor a la creadora de este arte. 

FOTO: 37 °C / Foter / CC BY-NC-ND\n

Y no podía faltar entre tanta historia y arte un rincón destinado a los más pequeños, donde puedan demostrar todas sus artes. El Museo Tin Marín es un parque de atracciones para los niños donde podrán simular que son bomberos, pilotos o reporteros, mientras aprenden jugando. Podrán sentirse como verdaderos astronautas en la Casa de la Gravedad y observar el cosmos en el planetario. Este lugar de diversión y conocimiento se creó en 1999 dentro del área del Parque Cuscatlán. 

FOTO: lexdjelectronic / Foter / CC BY\n

¡Y llegaron los españoles… !

¡Y llegaron los españoles… !

La historia de El Salvador va ligada a la conquista por parte del Imperio Español. Visita los lugares que aún hoy recuerdan que allí se libraron batallas que cambiaron el rumbo de un pueblo.\n

TEXTO: Redacción SmartMags Travel

¡Y llegaron los españoles… !

La historia de El Salvador va ligada a la conquista por parte del Imperio Español. Visita los lugares que aún hoy recuerdan que allí se libraron batallas que cambiaron el rumbo de un pueblo.\n

TEXTO: Redacción SmartMags Travel

Cuando hablamos de la historia de El Salvador hay que remitirse forzosamente a los españoles. Tras su conquista y con la colaboración de los aborígenes, se fue forjando lo que hoy es el país más pequeño de Centroamérica. Hace cinco siglos que los españoles pisaron las costas salvadoreñas y aún hoy en día se recuerda su presencia en topónimos, monumentos, esculturas, iglesias y en los corazones del pueblo. No darás un paso por todo el país sin recordar que los españoles contribuyeron a dar forma al actual El Salvador.

El primer explorador que surcó aguas salvadoreñas fue Andrés Niño, gran marino perteneciente a la prestigiosa familia Niño. Según la historia, en febrero de 1523, buscaba una ruta marítima que conectara el Océano Pacífico con el Atlántico y descubrió el que aún hoy se sigue denominando Golfo de Fonseca (no te pierdas la ruta turística por sus islas). El nombre fue puesto en honor al obispo Juan Rodríguez de Fonseca, primer organizador de la política castellana en las Indias. 

Otro punto importante que debes visitar es el puerto de Acajutla, en el departamento de Sonsonate. En aquel lugar, concretamente en la cercana aldea Acaxual, se libró una de las más sangrientas batallas que recuerda la historia salvadoreña entre españoles y pipiles. Ocurrió en el 8 de junio de 1524. Tras la conquista de territorios mejicanos como de Tenochtitlan, el propio Hernán Cortés decidió enviar a Pedro de Alvarado a tomar el resto de territorios del sur. Hacia allí partió con 300 soldados españoles y más de 5.000 nativos que se iban sumando a sus filas. En Guatemala se le unieron también los Kakchiqueles, rivales de los quichés, que fueron sometidos por Alvarado. Una vez cruzado el río La paz, llegaron a Acaxual, un poblado de pipiles que les sorprendieron ataviados con sus plumas, cubiertos por armazones de tres dedos de algodón de difícil movilidad y largas lanzas. Estaban preparados para luchar por lo suyo. Obviamente no tuvieron nada que hacer. Según las cartas del propio Alvarado: ‘Fue tan grande el destrozo que en ellos hicimos que en poco tiempo no había ninguno vivo’. Muchos españoles resultaron heridos, incluso el propio capitán, a quien una flecha le atravesó la pierna dejándole cojo de por vida. 

Durante las posteriores batallas, como la de Tacuzcalco el 13 de junio (sólo una semana después de quedar herido) el comandante tuvo que permanecer en la retaguardia, dando órdenes desde lugares más altos y estratégicos. Las victorias se sucedían y pronto iban avanzando y derrotando a las tribus indígenas (pipiles, lencas, mayas chortís, mayas pokomames, xincas, cacaoteras, chorotegas…) repartidas por todo el territorio. Los nativos o bien iban siendo masacrados o bien se rendían a la Corona española de buen grado. Sin embargo, era el Señorío de Cuzcatlán (la nación pipil precolombina que unía a todas las tribus) el gran objetivo de Alvarado. Tras fracasar en julio de 1524, fue Diego de Alvarado (primo de Pedro) quien conquistó por fin el territorio en abril de 1528. Refundó la capital de El Salvador en lo que hoy es el sitio arqueológico Ciudad Vieja.

Es recomendable también que conozcas este lugar histórico lugar de emplazamiento de San Salvador desde 1528 hasta 1545. Está situado a pocos kilómetros de Suchitoto, en el departamento de Cuzcatlán. Después de la conquista sólo restaba repartir los territorios que había formado parte del Señorío a cada capitán del ejército en forma de encomienda. Durante el primer año se produjeron algunos levantamientos indígenas en protesta, pero para 1540 ya todo el territorio formaba parte de la colonización española.\n

Capital con historia\n

En 1525 Pedro de Alvarado ordenó a su hermano Gonzalo la fundación de una villa bajo el nombre de San Salvador en el Señorío de Cuzcatlán. Era más un fuerte que una villa, y predominó tanto que terminó por convertirse en capital. Hoy en día conserva el mismo nombre aunque no está en su lugar de emplazamiento original.\n

Riquezas inagotables\n

A pesar de la beligerancia con la que el Imperio Español luchó por conquistar El Salvador, pronto se dieron cuenta de que allí no encontrarían las riquezas en oro y plata que habían logrado en México y Perú. Por eso optaron por las explotaciones vegetales con ayuda de los propios nativos, quienes mejor conocían el terreno. Unas riquezas estas mucho menos agotables que las primeras. \n

La historia impertérrita: los monumentos de El Salvador

La historia impertérrita: los monumentos de El Salvador

Cierra el libro de historia. Si de verdad quieres conocer el pasado de los salvadoreños basta con pasear por sus calles y plazas admirando sus esculturas más representativas.\n

TEXTO: Redacción SmartMags Travel

Si Francia y concretamente París, son reconocidas por la Torre Eiffel… ¿Por qué no ha de ocurrir lo mismo en El Salvador y su capital? San Salvador posee varias esculturas que se erigen en las plazas y calles más importantes para dar buena cuenta de su historia. A los visitantes les invitan a conocer retazos de sus acontecimientos pasados. Y a los propios salvadoreños les ayudan a no olvidar de dónde vienen y a dónde van. Llevan en pie décadas y seguramente ahí sigan estando durante mucho tiempo más, sin embargo debes acudir y conocer cada uno de los signos de identidad del país más pequeño de Centroamérica. El símbolo nacional por excelencia es El Salvador del Mundo. Está localizado en la capital, fue diseñado por el arquitecto José María Barahona e inaugurado el 26 de noviembre de 1942. Está representado por una escultura blanca e impoluta de Jesucristo con manto largo, dueño y señor del mundo, el cual aparece a sus pies. Esta escultura está en lo alto de un enorme obelisco con enormes cruces cristianas en cada uno de sus lados. \n

En pleno centro histórico de San Salvador se encuentra la Plaza Francisco Morazán, de la que es protagonista la escultura homónima en honor al que fuera Jefe Supremo del Estado y Presidente de la República Federal de Centroamérica. La escultura esculpida en bronce presenta además bajo relieves de batallas protagonizadas por el mandatario y figuras, en piedra también, que representan a las cinco naciones que formaron parte de la República Federal de Centroamérica. Además de su valor histórico tiene gran valor artístico ya que es el monumento arquitectónico más antiguo de la ciudad.
Si paseas por la zona de la Catedral Metropolitana y el Palacio Nacional te encontrarás casi sin querer con el monumento a Gerardo Barrios, militar y político salvadoreño. Fue construida por el italiano Francisco Durini y se inauguró a principios del siglo XX (en 1909). La escultura está esculpida en bronce y el pedestal en granito.  

Uno de los monumentos más reconocibles nacional e internacionalmente también en San Salvador es la Plaza de la Libertad. Con cuatro siglos de historia (en los que recibió los nombres de Plaza Mayor, Plaza de Armas y Plaza Dueñas), aún hoy sigue siendo centro de reunión de los capitalinos. En el centro se encuentra el Monumento a los Próceres inaugurado en 1911 con motivo del centenario del Grito de Independencia de Centroamérica el 5 de noviembre de 1811. El monumento es un conjunto arquitectónico de inigualable valor para los sansalvadoreños en el que destaca El Ángel de la Libertad coronado con laureles. Además, se compone de figuras de mármol alegóricas y medallones con las efigies de los políticos José Matías Delgado, Juan Manuel Rodríguez y Manuel José Arce. Tiene una altura de 20 metros y fue inaugurado por el presidente Manuel Enrique Araujo. \n

También el país posee un monumento a su carta magna. Se trata del Monumento a La Constitución que representa el valor de la constitución salvadoreña durante el nacimiento de una época de paz. Se inauguró en 1991, fue esculpido por Rubén Martínez, autor también del Cristo de La Paz. Es una estructura rectilínea sobre la que reposa la figura en bronce de una mujer desnuda sosteniendo una balanza en una mano y una espada en la otra.
Y si la historia es importante, también lo son sus gentes, por eso los salvadoreños recuerdan y reciben a los compatriotas que viven fuera de su tierra. En 1994 se construyó el Monumento Hermano Bienvenido a Casa un homenaje a quienes han tenido que salir de su casa para convertirse en pilar de la economía salvadoreña. Dentro de la majestuosa estructura en forma de arco, se ubica el mural Abrazo Fraterno, creado en 2012.\n

De izquierda a derecha y de arriba abajo: (1) El símbolo nacional del país, el monumento a El Salvador del Mundo. (2) Escultura en honor al capitán Gerardo Barrios a caballo. (3) Plaza de la Libertad con su conjunto arquitectónico histórico. (4) Detalle del Ángel de la Libertad con sus coronas de laurel. \n

Al cobijo de los museos

Algunas de las esculturas no reposan a pie de calle, sino que se encuentran dentro de las instalaciones de museos temáticos. Es el caso de El Chulón ubicado en el MARTE, y del Monumento Conmemorativo a los Próceres de la Independencia, sito en el Museo Militar. \n

Paisajes lunares sin salir de la Tierra

Paisajes lunares sin salir de la Tierra

Descubre uno de los rincones más misteriosos del planeta, un territorio adornado por pináculos y oquedades imposibles. Bienvenido a la Capadocia.\n

\n

En medio de lo que hoy es Turquía se extiende esta vasta tierra lo suficientemente débil para que el viento y la erosión la hayan moldeado con formas caprichosas y para que los hombres hayan podido construir con ella sus moradas sin poner un solo adoquín. Fue entre mediados y finales del siglo XX cuando la Capadocia comenzó a ser un destino muy atractivo de cara al exterior y, por tanto, cuando empezó a recibir la visita de viajeros de todo el mundo. Y es que cuenta con lugares tan sorprendentes como el Parque Nacional de Goreme, con sus cientos de iglesias bizantinas enclavadas en las rocas; las ciudades subterráneas de Derinkuyu o Kaymakli; las fortalezas trogloditas; las famosas Chimeneas de las Hadas o el valle de Zelve. Se cree que el nombre de la zona procede de la palabra Katpatuka, que en castellano significa la tierra de los hermosos caballos.

El más famoso de todos los paisajes de la Capadocia es el del Parque Nacional de Goreme, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985. Esta zona alberga un complejo de iglesias y capillas construidas en las propias rocas entre los siglos IX y XIII. Los exteriores esculpidos en la piedra se camuflan con el paisaje, pero en su interior encontramos una riqueza decorativa única debido a sus frescos, cúpulas y altares, que nos trasladan a la época bizantina. Estos templos rupestres guardan una temperatura perfecta que ha permitido que las pinturas, de motivos principalmente religiosos, se conserven perfectamente a pesar del paso del tiempo. La Iglesia de la Sandalia, la de la Serpiente, la de la Manzana, el monasterio de monjas y la Iglesia Oscura guardan los mejores frescos y son de obligada visita en cualquier recorrido por la región, que en total cuenta con unos 400 monasterios y templos.\n

Uno de los lugares famosos son las Chimeneas de las Hadas de la Capadocia. Son unos pináculos que están coronados por piedra compacta y que simulan a un grupo de setas alargadas o de torres de castillos Pueden llegar a alcanzar los 40 metros de altura.
Parte del gran legado que dejaron los antiguos moradores de la Capadocia son las ciudades subterráneas. Algunas tienen una antigüedad que supera los 3.000 años, aunque la mayoría fueron construidas tal y como hoy se conocen hace unos 1.300 o 1.400 años. Sin embargo, su descubrimiento no llegó hasta los años 60 y fue entonces cuando se supo que, lejos de ser simples cuevas, se idearon y construyeron como auténticas urbes bajo tierra, de forma que poblaciones enteras pudieran vivir en ellas sin necesidad de salir al exterior. La hipótesis más clara que barajan los expertos es que estas ciudades sirvieron de refugio a los pueblos cristianos perseguidos por el Imperio romano y, siglos después, por los islámicos.
Las dos grandes ciudades enterradas bajo las tierras de Anatolia son Kaymakli y Derinkuyu. Ambas están abiertas a la visita del público. Sus cientos de túneles de múltiples pisos, excavados y comunicados entre sí, albergaban todo tipo de habitaciones: casas privadas, cocinas, talleres artesanales, comercios, panaderías, corrales para los animales e, incluso, iglesias.\n

\n

Asómate a la Capadocia, sin caerte

Uno de los grandes atractivos de la Capadocia es hacer un viaje en globo. Las condiciones ambientales favorables permiten que durante el viaje se pueda ascender hasta los 1.000 metros de altura, sobrevolando sus espectaculares valles y obstáculos rocosos.\n

Navega por las tranquilas aguas de Phang Nga

Navega por las tranquilas aguas de Phang Nga

Ni siquiera el turismo masivo ha conseguido arrancarle todavía ese esplendor de territorio virgen y salvaje. \n

TEXTO: Carmen Ovalle   \n

\n

P

odemos asegurarte y sin miedo a equivocarnos que Phang Nga es uno de esos lugares que te arrepentirás de no haber visitado, incluso si hasta ahora desconocías su existencia. 
En el mar de Andamán, al sur de Tailandia, la bahía se extiende a lo largo de 400 kilómetros cuadrados entre cuevas, acantilados, islas, pequeños islotes y caprichosas formaciones rocosas esculpidas por el mar. Gran parte de la bahía pertenece al Parque Nacional Ao Phang Nga, cuyo objetivo es preservar y proteger la región.

Una de sus islas más populares es Ko Khao Phing Kan, rodeada de bosques y vegetación salvaje. En medio de sus aguas de color esmeralda se alza imponente y solitario el islote vertical Ko Tapu, cuya traducción literal es “isla uña”. Se trata de una impresionante formación rocosa de piedra caliza y de unos 20 metros de altura. 
El conjunto forma un paisaje digno de postal, o mejor aún, de cine, ya que esta isla fue el escenario elegido para rodar las aventuras de James Bond, en El hombre de la pistola de oro (1974) y parece que al agente 007 este paraíso terrenal no le dejó indiferente, ya que en 1997 también se utilizó como telón de fondo en El mañana nunca muere. 
La isla era raramente visitada hasta su debut cinematográfico, el cual no sólo disparó el turismo de la zona, sino que a día de hoy es más conocida como la isla de James Bond que por su nombre original. Gracias a su creciente fama se ha convertido en  uno de los lugares más concurridos de la bahía y la estampa más típica que encontrarás la forman  los vendedores locales que pasean sus postales, conchas y collares de dientes de tiburón esperando tener suerte con las hordas de turistas que se acercan a la isla sólo para hacerse una foto con Ko Tapu de fondo.

Otra de las actividades más populares y sin duda, una alternativa más pausada, es recorrer las cuevas en kayak. Y es que además del hermoso paisaje que se observa a simple vista, Phang Nga esconde en su interior algunos tesoros ocultos en forma de cuevas, túneles, acantilados escarpados y lagunas interiores rodeadas de exuberante vegetación.
Cuando la marea lo permite y siempre en compañía de un guía, es posible adentrarse en estas silenciosas cuevas de piedra caliza, conocidas localmente como “hongs”, y que son el resultado de la erosión natural producida en la roca durante miles de años. 

No dejamos las aguas de Phang Nga, al menos si lo que queremos es visitar Ko Panyi, un pintoresco pueblo de pescadores que descansa sobre pilotes de cemento y madera levantados en el mar. Este asentamiento se produjo de la mano de dos familias musulmanas allá en el siglo XVIII. El origen de este singular pueblo radica en las leyes que por aquella época limitaban la posesión de tierras exclusivamente a los ciudadanos de origen tailandés. La solución pasó por construir una aldea flotante rodeada de agua por todas partes, excepto por un único extremo que se encuentra pegado a una enorme roca. Con los años el aumento progresivo de la riqueza de la comunidad hizo que también fuera posible adquirir tierras y de esa forma fue posible construir una llamativa mezquita de cúpula dorada y un pozo de agua dulce. A día de hoy, Ko Panyi cuenta con unas 200 familias, una población de aproximadamente 2000 personas que vive principalmente de la pesca y del turismo.
Curiosamente una de sus atracciones turísticas es su campo de fútbol flotante, todo un ejemplo si se trata de superar las limitaciones que nos da la vida. Y como es indiscutible que el deporte rey mueve masas, fue precisamente durante la celebración del Mundial del 86 cuando los niños de Ko Panyi decidieron construir un campo de fútbol para poder entrenarse. Para ello se sirvieron de lo poco que tenían: madera vieja y clavos. Y por mucho que el balón acabara remojado constantemente, al igual que los chavales, lo que empezó como un juego se convirtió en algo muy serio, y si no que se lo digan al Panyee F.C., actualmente uno de los clubes de fútbol más importantes de Tailandia.
Ko Panyi es el lugar ideal para hacer una parada y contemplar sus casitas de colores, siempre abiertas, y disfrutar de una comida picante a base de pescado y marisco fresco en alguno de sus restaurantes.

Por último déjate conquistar por las islas Similan, te sorprenderán tanto fuera como dentro del agua. Protegidas por el Parque Nacional Mu Ko Similan, sus 9 islas tropicales son consideradas uno de los mejores lugares de buceo del mundo gracias a la riqueza marina de las aguas tailandesas. \n

La isla de James Bond es uno de los tours más demandados que salen desde Phuket junto con las islas Phi Phi, lugar donde se rodó La playa, protagonizada por Leonardo Dicaprio.\n

Aunque las excursiones por las cuevas de Phang Nga se realizan por el día, existen tours que ofrecen la posibilidad de explorar algunas de ellas al caer la noche.\n

En Ko Panyi verás gatos, pero no perros y cerdos, ya que no están permitidos. El alcohol también está prohibido.\n

Además de un paraíso para los buceadores, las islas Similan son conocidas por sus gigantescas formaciones de granito.\n

ISLOTE KO TAPU

La constante erosión del agua y el aire es lo que le ha dado su peculiar forma actual.\n

Aunque la leyenda cuenta que fue un pescador el que creó el islote Ko Tapu con un corte de espada, la formación de esta impresionante roca tiene su origen en la ruptura de una barrera de coral submarina\n

Un oasis en el desierto

Un oasis en el desierto

Te parecerá un espejismo, pero no se trata de ninguna alucinación. Descubrimos un tesoro escondido entre las dunas, un paraíso natural en miniatura.\n

El oasis de América

Entre los años 40 y 50, el oasis de Huacachina se convirtió en uno de los balnearios más importantes y exclusivos de Perú, donde la clase alta iqueña acudía en busca de las propiedades medicinales de sus aguas, ricas en sustancias sulfurosas y salinas.\n

Piruetas en la arena

En las dunas de Huacachina se celebra desde hace varios años el Campeonato Internacional de Sandboarding, en el que se dan cita los campeones del mundo de este deporte\n

Si piensas viajar a Perú, quizá lo primero que pase por tu mente es Machu Picchu. Visitar una de las siete maravillas del mundo moderno es algo casi obligado, aunque si eres de los que buscan experiencias algo más extravagantes, te proponemos un viaje a Huacachina, un oasis natural en medio del desierto costero de Perú. Este particular enclave está situado a 5 kilómetros de la ciudad de Ica y se halla rodeado de gigantescas dunas de arena dorada, palmeras y eucaliptos. En el centro, como de la nada y desafiando a la propia naturaleza, surge la laguna, de color verde esmeralda.

A día de hoy se conoce como el Oasis de América y aunque su existencia se debe a la afloramiento de corrientes subterráneas, la leyenda de su origen resulta mucho más romántica. Cuenta que una princesa incaica de ojos verdes y melodiosa voz llamada Huacca China, se enamoró de un joven guerrero que murió. Tras enterarse de la triste noticia, la desolada princesa acudió al lugar donde había conocido a su amado. Mientras lloraba, a través de su espejo de mano descubrió a un joven que la observaba, completamente prendado de su belleza. Cuando éste intentó acercarse, la joven salió corriendo. En su huida, sus ropas se rasgaron formando los arenales y las dunas y el espejo que sostenía en la mano cayó rompiéndose en pedazos y formando la laguna. La princesa se convirtió en sirena y en las noches de luna llena se la puede escuchar cantando una canción.\n

Si no tienes paciencia para quedarte sentado a escuchar el canto de la sirena, no te preocupes, en Huaca China dispones de actividades que dispararán tu adrenalina. La más recomendada es un tour por el desierto que podrás contratar allí mismo e incluye un paseo en buggie a gran velocidad por sus pronunciadas pendientes que llegan a alcanzar los 250 metros de altura y la práctica de sandboarding, un deporte extremo que consiste en el descenso de dunas con tablas parecidas a las de snowboarding.  Debido a su gran popularidad entre aficionados a este deporte, las dunas de Huaca China cuentan con nombres propios: La Catedral, Santiaguillo, Orovilca, Norte Orovilva y Saraja.
Pero no te preocupes si eres un novato en esto del sandboarding. Olvídate de los complejos y haz como la mayoría de los turistas. Prueba a descender las dunas a toda velocidad tumbado sobre tu tabla.
Los tours tienen una duración de dos horas y un precio aproximado de 22$ (unos 16€).

Y si un desierto con agua no te parece suficiente, puedes decantarte por los buenos vinos. A tan solo diez minutos de Huaca China nos encontramos la ciudad de Ica, famosa por su producción vinícola. En un recorrido por sus bodegas, tanto industriales como familiares, descubrirás también la historia y fabricación del pisco, un aguardiente de uvas y la bebida más típica y reconocida de Perú, que se produce en el país desde el siglo XVI. Todos los años, en marzo, la ciudad celebra el Festival Internacional de la Vendimia donde los turistas son bienvenidos a catar los vinos locales y a participar en la tradicional pisada de la uva.

A una hora de distancia de Ica, se encuentra un grupo de islas conocidas como Islas Ballestas con una fauna tan exótica como el propio lugar. No te pierdas una visita a las colonias de pingüinos de Humboldt, que se encuentran en peligro de extinción y agudiza bien el oído para escuchar el aullido de los lobos marinos.

En cuanto al alojamiento, este pequeño oasis cuenta con 12 hoteles. Una de las opciones más recomendables es el hotel Mossone, una mansión colonial restaurada y uno de los supervivientes de la época dorada de Huacachina. Desde 76€ por noche podrás disfrutar de una habitación doble con vistas a la laguna.
Y por muy refrescante que sea un oasis en pleno desierto, recuerda que la mejor época para viajar a Huacachina es desde finales de mayo hasta agosto.

 \n

Cuando el baile sobrevive al tiempo

Cuando el baile sobrevive al tiempo

Recorre el Salvador a través de sus bailes populares. Música, color y tradición se aúnan para sobrevivir a lo largo del tiempo. ¿Bailamos?\n

TEXTO: Redacción SmartMags Travel
FOTO: LShave / Foter / CC BY-NC-SA

Cuando el baile sobrevive al tiempo

Recorre el Salvador a través de sus bailes populares. Música, color y tradición se aúnan para sobrevivir a lo largo del tiempo. ¿Bailamos?\n

TEXTO: Redacción SmartMags Travel
FOTO: LShave / Foter / CC BY-NC-SA

Te ofrecemos una forma muy interesante de conocer El Salvador: a través de sus bailes tradicionales. Bien sea durante unas fiestas populares, con motivo de una celebración especial o simplemente para pasar un buen rato, los salvadoreños sacan su folklore a la calle para disfrutar y transmitir su tradición. Generalmente los bailes se distribuyen por zonas así que pasamos a contarte lo que te vas a encontrar en función de la zona que visites. Empieza a moverte porque empieza un turismo lleno de ritmo y colorido. 

Si viajas por la zona occidental del país conocerás Los Cumpas. Una danza tradicional entre los pueblos de Jayaque (La Libertad) y Cuisnahuat (Sonsonate). Cuando son las fiestas patronales en honor a sus respectivos patrones (San Lucas Evangelista y San Cristóbal) un pueblo visita al otro procesionando su santo y siendo recibido por todos sus vecinos con el saludo o topa de manos y frentes, conocido como ‘el saludo de los cumpas o compadres’.
En Izalco (Sonsonate), durante las fiestas navideñas tiene lugar el ‘Jeu jeu’, danza tradicional de la región en honor al niño Dios. Las cofradías se reúnen en la plaza en diferentes grupos para luego salir en procesión mientras un ‘coplero’ entona notas que son respondidas por el coro Jeu (que significa estar de acuerdo con lo que se ha dicho).
Por su parte en Concepción de Ataco (Ahuachapán), es típico el Baile del Zopilote, donde los lugareños se visten con máscaras haciendo un círculo y en el centro un danzante disfrazado de zopilote (pájaro típico), se entonan cantos populares de la zona al ritmo de la música de cuerda. 

Según nos adentramos en la zona central del país los bailes van cambiando. Las danzas son distintas pero también muy representativas. ‘El son de los viejos’ es un baile cómico que ensalza a los más mayores. Los bailarines jóvenes aparecen con caretas de personas ancianas. El contraste entre las máscaras con arrugas y pronunciadas verrugas y los movimientos ágiles de los bailarines es el  mayor atractivo del baile.
La danza de los Chapetones es conocida como el ‘baile de educados’, se trata de una representación satírica de una boda entre españoles. Las ropas son características tales como traje completo con levita y sombrero de copa para los hombres, y vestido largo con corona para quienes van de mujeres. 

Los ‘historiantes’ son los bailes más típicos de la zona central del país se trata de representaciones folklóricas que cuentan la historia del país. Entre ellos destacan los de Panchimalco y los de Santiago de Texacuangos. Este último narra también parte de la historia de España, concretamente la lucha entre los cristianos y los musulmanes, así como las hazañas de Santiago Apóstol. A su vez, el Día de la Cruz (3 de mayo) tiene lugar en San Juan de Nonualco la representación de El tigre y el venado, interpretados por dos danzantes bien caracterizados, que van acompañados por dos ancianos. Cuenta la leyenda que una pareja de vecinos vieron un tigre en el bosque y pidieron ayuda al Señor de la Caridad para escapar de allí sanos y salvos. La divinidad envió pues a un venado que distrajo a la fiera. A partir de entonces tiene lugar esta representación en agradecimiento. 

Si viajas por la región oriental, acude a Cacaotera en Morazán, donde destacan dos de sus bailes tradicionales. Por un lado están los ‘emplumados’, llamados así porque los bailarines (sólo hombres) llevan en la cabeza un tocado de plumas muy vistoso. Se mueven al ritmo de una suave música donde el protagonista es el violín. Esta danza se remonta al pasado lenca y se baila en honor a la Virgen del Tránsito. También en honor a ella tiene lugar ‘Los negritos de Cacaotera’, un baile donde 24 hombres divididos en dos grupos (el de la virgen y el del señor) danzan de forma vigorosa. \n

Un torito con mucha marcha\n

Uno de los bailes más conocidos de El Salvador es la Danza del Torito. Se celebra en las fiestas patronales de los pueblos Nonualcos, principalmente en San Pedro, y también en San Antonio Abad, el ‘Torito Pinto’. Se trata de una especie de representación de una tradicional corrida de toros pero de forma cómica y aunando danza y canto. 

FOTO: LShave / Foter / CC BY-NC-SA\n

Tradición ancestral llena de vida\n

El folklore de El Salvador aglutina civilizaciones ancestrales que, con su presencia, dejaron huella ineludible en la vida cotidiana de la región. Hoy en día aún perviven en sus representaciones culturales. Es el caso de los mayas, los toltecas, los pipiles, los lencas, los nahuas y cómo no, los españoles. 

FOTO: LShave / Foter / CC BY-NC-SA\n

Y la fruta se convirtió en fiesta

Y la fruta se convirtió en fiesta

Súmate este año al Festival Jocote Corona, que se celebra en el Parque Natural Cerro Verde. Una excusa perfecta para que conozcas de cerca las costumbres más arraigadas de los salvadoreños.\n

TEXTO: Redacción SmartMags Travel

No es la primera vez que un alimento se convierte en centro y protagonista de una festividad, pero además el Festival del Jocote Corona es una buena forma de estar al tanto de las costumbres del país. Seis años lleva ya celebrándose esta festividad que reúne a propios y extraños (casi 20.000 personas la pasada edición) en honor, no a un patrón, pero sí a un fruto típico de El Salvador: el jocote corona. La organización corre a cargo de ISTU (Instituto Salvadoreño de Turismo) y tiene lugar, generalmente, el último fin de semana de septiembre con motivo del inicio de la temporada de esta fruta. \n

El jocote corona es una variedad de jocote originaria de Centroamérica. El sabor y tamaño son únicos y a medida que crece, adquiere un color entre rojo anaranjado, con unas pequeñas protuberancias en la base que se asemejan a una corona, de ahí su nombre. Sólo se puede disfrutar una vez al año, por ese motivo se celebra su afamado festival. Allí podrás conocer cómo se cultiva, cómo se recoge y las infinitas maneras de consumirlo: crudo, en mermelada o compota, en jaleas, en vino, en dulces como atol, en un sorbete o licor, como acompañamiento de plato… Además, aprenderás datos curiosos como que cada árbol adulto puede dar entre dos y tres mil jocotes al año. También gozarás con música en vivo, danzas folclóricas y un festival gastronómico de platillos típicos del país. Y por qué no, deportes extremos como la escalada, por si lo que buscas es aprovechar tu estancia al máximo. 

Como todos los alimentos naturales, el jocote presenta beneficios para la salud tales como vitaminas (sobre todo vitamina C) y minerales (calcio, hierro y fósforo), además es una fruta baja en grasas con alto contenido en agua. También es diurético, ayuda a eliminar toxinas y evita la retención de líquidos. Contribuye a bajar la fiebre alta y sus hojas se usan para tratamiento de problemas de piel como erupción, heridas o quemaduras. ¿Aún te extraña que tenga su propio festival?

La celebración tiene lugar en el Parque Natural de Cerro Verde ya que es el único lugar del país donde se cultiva este fruto. Allí el clima y las propiedades del terreno son ideales para su crecimiento. El paraje es un auténtico paraíso al norte del país.\n

 Recibe el nombre del volcán homónimo extinto en la actualidad (se calcula que la última erupción fue hace unos 25.000 años), en el departamento de Santa Ana, cordillera de Apaneca. Con una altura de 2.030 metros sobre el nivel del mar, su cráter está erosionado y cubierto hoy en día por un espeso bosque nebuloso. El Parque Natural Cerro Verde (también llamado Cuntetepeque) posee balaustradas para admirar la majestuosidad de los volcanes de Izalco (altura 1,980 metros sobre el nivel del mar) y Santa Ana (Ilamatepeq, 2,381 metros de altura), un enorme orquidiario, el lago de Coatepeque y pueblos como Juayúa, Nahuizalco y la región costera de Acajutla, con su famoso puerto al fondo. Además, alberga senderos para agradables caminatas recreativas, tres de ellos con nombre propio: Las Flores Misteriosas, Ventana a la Naturaleza y Antiguo Hotel de Montaña.\n

De izquierda a derecha y de arriba abajo: (1) Jocotes aún verdes colgando del árbol. (2) El gran volcán Izalco se alza en mitad del Parque Natural Cerro Verde. (3) El lago de Coatepeque, entre los volcanes Izalco y Santa Ana. (4) Jocotes corona, maduros y recogidos, listos para comer.\n

Sabor tropical hasta los huesos

El Jocote es un tipo de ciruela con hueso proveniente de los países tropicales de América, desde México hasta Brasil. Suele presentar un sabor más bien agrio pero muy refrescante. Su nombre, jocote, deriva de la lengua náhuatl ‘xocotl’, significa fruta.\n

Turismo de compras. El ocio del siglo XXI

Turismo de compras. El ocio del siglo XXI

TEXTO: Redacción SmartMags Travel

Los grandes centros comerciales de hoy en día se presentan como los museos del capitalismo del siglo XXI. Y en El Salvador no podía ser de otra forma. Observarás a los grupos de amigas, a las parejas y a las familias en los sitios de ocio más habituales de las grandes ciudades. Ir de compras, acudir al cine, disfrutar de una actuación o una exposición itinerante, tomar un café y un pedazo de tarta es posible, y también muy recomendable, en la capital salvadoreña.
 
 \n

En el Paseo General Escalón, una exclusiva zona de San Salvador, se encuentra el Centro comercial Galerías. Allí tienes una estupenda alternativa de ocio que aúna tiendas, restaurantes y entretenimiento. Dentro de sus instalaciones se ubica La Casona, una joya arquitectónica de los años cincuenta, que debido a su valor y belleza decidieron integrar con el centro de ocio. Allí mismo se realizan actividades culturales tales como conciertos, espectáculos o exposiciones de arte. 

FOTO: MIMAMOR / Foter / CC BY\n

Además, en Galerías las opciones de ocio tienen su apogeo con sus once salas de cine Cinépolis, donde poder disfrutar con toda la familia con películas para todos los públicos. En lo que a tiendas se refiere puedes encontrar variedad en marcas tanto nacionales como firmas internacionales como el grupo español Inditex con Zara a la cabeza. Y nada mejor que terminar la jornada en cualquiera de los más de veinte restaurantes de Plaza Gourmet.
 
 \n

La Gran Vía fue el primer centro del país y de todo Centroamérica en convertirse en el genuino ‘Life Style Center’. ¿Y esto qué quiere decir? Pues son los centros comerciales del mañana, donde podrás conocer verdaderamente el estilo de vida de sus gentes. Concentran compras, entretenimiento, parques, fuentes, oficinas, zona residencial y complejo hotelero. Una pequeña ciudad donde tienes todo lo que necesitas. Fue construido en 2005 y se encuentra en El Espino, Antiguo Cuscatlán, una de las zonas en plena expansión y con mayor potencial de crecimiento del país.

FOTO: Flodigrip's world / Foter / CC BY-NC\n

Acércate al Boulevard Los Héroes en San Salvador y pasa la tarde en el centro comercial más grande del país: Metrocentro, en pie y ampliándose desde 1970. Allí encuentras de todo, quizá por eso sea el lugar favorito para las compras de casi dos millones de personas al mes. Alberga tiendas por departamentos, nada menos que 500 locales, además de uno de los mayores aparcamientos subterráneos con casi 2.300 plazas. Restaurantes, teatro, cines, cafés… todo lo tienes en Metrocentro. En menor medida, podrás encontrar sucursales en Santa Ana, Sonsonate y San Miguel.
 \n

En 2010 comenzó a desarrollarse lo que se convertiría en el centro comercial Plaza Centro. Es una moderna alternativa de compras donde encontrarás marcas propias de Centroamérica, además de otras muchas internacionales, tanto en ropa, como en comida o entretenimiento. Consta de 1.200 metros cuadrados y cuatro niveles de compras y dos de aparcamientos. Cuenta también con un centro financiero en su planta baja, y con uno de los lugares más curiosos que puedas encontrar: una capilla católica en honor a ‘La Inmaculada Concepción’. ¡A este lugar no le falta detalle!\n





0 %